El cuarto sector y Fem Llitera

El cuarto sector

El cuarto sector y Fem Llitera

 

¿Por qué decimos que Fem Llitera es un trébol de 4 hojas?

Una hoja el Cuarto Sector; otra hoja el Movimiento B Corp; la siguiente la Responsabilidad Social Corporativa (RSC); y por último, el Código Ético empresarial.

Lo decimos porque en Fem Llitera hemos decidido que estos 4 fenómenos de la actualidad económica — hermanos entre ellos surgidos de un mismo tallo — sean nuestros cimientos y nuestras raíces. Es decir, Fem Llitera se enmarca en el Cuarto Sector económico; se integra en el Movimiento económico B Corp; se baña en las aguas de la RSC; y se erige sobre la base de un Código Ético Empresarial.

Veamos de qué hablamos, querida lectora, querido lector, empezando por la definición del Cuarto Sector en este post; y siguiendo con la explicación de los demás conceptos en próximos envíos del Blog.

El primer sector de la economía es el sector privado, las empresas privadas; el segundo sector económico es el sector público, el gobierno y las administraciones públicas; y el tercer sector es la sociedad civil, ONGs y entidades sin ánimo de lucro; el recién establecido cuarto sector económico es una nueva tipología de economía que abarca lo mejor del primer, del segundo y del tercer sector. Las empresas “híbridas” del cuarto sector reparan en lo privado, atienden a lo público e intervienen en lo civil, porque tienen como foco principal la sociedad. No nacen con el objetivo de hacer beneficios, brotan con la convicción de conseguir cambios locales y globales en la sociedad y en el mundo, mientras llegan a ser empresas autosuficientes y sustentables financieramente. Se sitúan bajo las máximas de que otra economía es posible y de que cabe trabajar en una economía social para mejorar el mundo.

Las empresas del cuarto sector tienen aliento para cambiar el orden establecido, desean aportar al colectivo, y poseen, por tanto, propósito y compromiso social y medioambiental. De hecho, son socias imprescindibles en la lucha contra el cambio climático y aliadas del horizonte 2030 planteado por la ONU en 2015. Ya que la economía es parte del problema y también de la solución, debe involucrarse de manera más activa en la consecución de dicha Agenda mundial — piensan — y comparten sus objetivos para lograr un desarrollo sostenible.

Las del cuarto sector siguen siendo empresas con beneficios, pero dan un paso más allá porque servir a la sociedad no es ni un accesorio ni un añadido, es su prioridad. Es decir, aparecen con la responsabilidad social corporativa incorporada como un fin en sí mismo, un objetivo fundacional y primordial. Armonizan conciencia social y rentabilidad. Combinan eficiencia empresarial con valores de solidaridad, responsabilidad y cohesión social. Ponen en una balanza su rentabilidad económica y su contribución a la sociedad. Se sitúan en el marco de una economía basada en los pilares del Triple Balance (Económico, Ecológico y Social).

El cuarto sector es la pieza perdida del rompecabezas en una economía con nuevas ambiciones y con mayor conciencia. Opera en el corazón de la ciencia social amparando negocios surgidos para equilibrar las preocupaciones sociales, las ambientales y las comerciales. Y estos negocios no priman a accionistas e inversores; sino la misión y los distintos grupos de interés que incluyen los ámbitos de la economía, el trabajo y la empresa. Es por eso que este sector de la economía supone un desafío, una oportunidad y una esperanza.

Las empresas del cuarto sector son modelos de negocios que aspiran a alcanzar la rentabilidad financiera al tiempo que contribuyen a solucionar retos sociales y ambientales. Unen vocación de utilidad social y de sostenibilidad. Suelen desplegar un marco empresarial con valores éticos incluso más allá de la RSC, con ánimo de crear un impacto positivo en la sociedad; utilizando la fuerza del mercado para lograrlo.

En definitiva y para terminar, Fem Llitera, con el cuarto sector, se sube al carro de la creación de la economía social, más justa y sostenible. Y se convierte en un recurso empresarial al servicio de la comunidad oscense, y en un bien, no por mucho tiempo tan escaso como lo son los tréboles de cuatro hojas en la naturaleza.

Compartir este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email