Fem Llitera Cultural

Fem Llitera Cultural

¿Qué es la cultura?

 

La cultura es un bien en sí mismo y es el conjunto dinámico de bienes materiales y espirituales de un grupo social, transmitido de generación en generación, a fin de orientar las prácticas individuales y colectivas. Incluye lengua, procesos, modos de vida, costumbres, tradiciones, hábitos, valores, patrones, aptitudes, actitudes, expresiones, manifestaciones, herramientas y conocimiento. Por medio de ella se conservan y difunden las creencias, las prácticas y las costumbres de las comunidades.

La cultura es un factor decisivo para mejorar las capacidades humanas e incrementar el capital social; dos pilares fundamentales de la creación de contextos propicios para el desarrollo inclusivo sostenible y centrado en el ser humano. Es un sistema complejo que abarca un territorio determinado y engloba un número importante de individuos. Las culturas deberían ser dinámicas para responder a las necesidades de la humanidad; es decir, adaptarse al cambio para sobrevivir. En el proceso evolutivo de las culturas persistirán algunos rasgos culturales, mientras que otras características se perderán por el camino; aún así, las culturas no han de caer en el inmovilismo ni en la intransigencia. En definitiva, deben incluir mecanismos de cambio ágiles, evolucionar y estar vivas.

 

Fem Llitera Cultural, nuestro granito de arena

 

Las agentes de dinamización sociocultural como Fem Llitera dinamizan, programan y desarrollan acciones culturales dedicadas a la creación y al consumo de cultura. Llevan a cabo esta labor seleccionando y organizando infraestructuras, asignando funciones a los colaboradores a su cargo, dinamizando proyectos culturales, estableciendo acciones vinculadas a les estrategias de mercado e implicando a redes culturales asociativas. Promocionan la investigación y el estudio de la cultura popular, local, tradicional, rural, fomentando su pervivencia y su difusión. Apoyan la vida asociativa y las actividades de dinamización cultural. Desarrollan iniciativas socioculturales abiertas a la participación de cualquier colectivo social o cultural que presente proyectos orientados a la dinamización de la ciudadanía.

 

¿Cuál es el impacto de la cultura en la sociedad?

 

Las actividades culturales son una parte importante del desarrollo de las habilidades de los ciudadanos para expresarse, informarse, pensar críticamente y tener opiniones y habilidades que son esenciales para que funcione una sociedad democrática. Bajo esta lógica, la cultura desempeña un papel fundamental en la sustentación y el fortalecimiento de la calidad de vida y el bienestar de los individuos y las comunidades. Los bienes, las prácticas y las expresiones culturales son elementos fundamentales de la creación, transmisión y reinterpretación de los valores, actitudes y convicciones a través de los cuales los individuos y las comunidades expresan el sentido que dan a sus vidas y su desarrollo.

Esos valores aptitudes y convicciones configuran la calidad de las relaciones sociales. Sin ir más lejos, la OMS observa un vínculo entre las democracias fuertes y la presencia en las sociedades de oportunidades culturales para los ciudadanos. Las sociedades son más abiertas, tolerantes, funcionan mejor y tienen mayor éxito económico cuando las personas tienen acceso a una alta gama de actividades culturales.

La cultura es un puente que vincula a las personas con la sociedad. Mediante el proceso de socialización, y durante el transcurso de toda su vida, las personas aprenden a interiorizar los elementos socioculturales de su medio ambiente (lugar donde se mueven), los integran en la estructura de su personalidad bajo las experiencias y la influencia de agentes sociales significativos y se adaptan así al entorno social en cuyo seno deben vivir. Este proceso es perenne: dura toda la vida.

 

¿Cómo podemos definir la cultura?

 

Podríamos considerar la cultura un sistema relativamente integrado de ideas, valores, aptitudes, afirmaciones éticas, modos de vida, que están dispuestos en esquemas o patrones que poseen una cierta estabilidad dentro de una sociedad dada, de manera que influye en su conducta y en su estructura. La cultura también consiste en conocimientos y pautas de conducta que han sido socialmente aprendidas. Es algo abstracto, pero se manifiesta en conductas concretas y en resultados concretos.

No es biológica. No se nace con cultura, la cultura se aprende. De hecho, en palabras del antropólogo británico E. B. Tylor “Cultura es un conjunto complejo que abarca los conocimientos, las creencias, el arte, el derecho, la moral, las costumbres y los demás hábitos y aptitudes que el hombre adquiriere en cuanto que es miembro de la sociedad”.

En cambio, el sociólogo canadiense G. Rocher la define como «un conjunto trabado de maneras de pensar, de sentir y de obrar, más o menos formalizadas que, aprendidas y compartidas por una pluralidad de personas, sirven de un modo objetivo y simbólico a la vez para constituir a esas personas en una colectividad particular y distinta”. En su función social: ”se nos revela como el universo mental, moral y  simbólico, común a una pluralidad de personas, gracias al cual y a través del cual las personas se pueden comunicar entre sí, reconociéndose mutuamente unos vínculos, unos lazos, unos intereses comunes, unas divergencias y unas oposiciones, sintiéndose, en fin, cada uno individualmente y todos colectivamente, miembros de una misma entidad que los rebasa, entidad que recibe el nombre de grupo, asociación, colectividad, sociedad».

 

Las funciones de la cultura, ¿para qué sirve?

 

Toda cultura tiene una razón de ser. Permite a sus miembros, a los individuos que participan en ella, cumplir determinadas funciones sociales, y en tal medida les permite sobrevivir, desarrollarse y relacionarse. Tenemos que considerar que todas las culturas son respetables (aunque no necesariamente todos los valores o prácticas culturales). En ese sentido, aparecen los valores universales de respeto y dignidad. Las mejores culturas son aquellas que permiten el mayor nivel de consenso entre sus miembros y el mayor grado de dignidad de la persona como valor esencial.

La funcionalidad psíquica de la cultura moldea las personalidades individuales que componen una sociedad; las da forma, las informa, las constituye en integrantes de una sociedad y no de otra. En su función adaptativa: tanto la función social como la psíquica hacen referencia a la función adaptativa de la cultura. Esta es sustituta del instinto en el ser humano. Así como el instinto le sirve al animal para adaptarse al medio, y nuestro instinto animal también funciona así; la cultura posibilita y favorece la adaptación del ser humano y de la sociedad a su entorno y a la totalidad de las realidades con las que debe vivir. Desde que nacemos y de manera más intensa en la infancia, adquirimos cultura mediante el aprendizaje. Integramos la cultura de forma natural. Mediante este proceso nos adaptamos al entorno social y lo hacemos nuestro.

Podéis encontrar más información sobre la cultura en este artículo.

 

Nuestro compromiso con la situación actual

 

En Fem Llitera, somos conscientes y estamos viviendo en primera persona los devastadores efectos de la crisis sociosanitaria asociada a la COVID-19. Por eso, buena parte de nuestras acciones también pueden realizarse de forma virtual, como las charlas temáticas y la asistencia a través de Conectando lo importante. Cuando el contacto entre personas es inevitable, seguimos las más estrictas medidas de seguridad e higiene. Montse, fundadora de Fem Llitera y experta en prevención de riesgos laborales, supervisa personalmente todas las acciones para garantizar la prevención de posibles contagios.

Compartir este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email